Presentación

Fundació Mossèn Josep Raventós

La misión de la Residencia Casa Familia el Cenáculo de María, de la que es titular la Fundación Padre Josep Raventós tiene como misión la atención de las personas más vulnerables y frágiles como las personas mayores, las personas con discapacidad y los colectivos en situación de pobreza, marginación, riesgo y / o desventaja social, dentro y fuera de Cataluña mediante el fomento, la promoción, la creación, el desarrollo y / o la gestión de proyectos, servicios, estudios, colaboraciones y otros iniciativas sociales, dando así continuidad al espíritu cristiano de su obra.

VISIÓN:
La visión. La residencia Casa Familia el Cenáculo de María, pretende fortalecer su organización a partir de un crecimiento global, tanto institucionalmente así como de sus recursos, para garantizar su consolidación y viabilidad futura en el territorio, como entidad prestadora de servicios sociales , mostrando al mismo tiempo su vertiente más humana y familiar en sus espacios de atención residencial, conjugando la calidad y la profesionalidad de sus servicios con la proximidad de un trato respetuoso, afectivo y familiar, ofreciendo, además, a todos aquellos que así lo deseen un apoyo espiritual.

VALORES:
Los valores que rigen en la Residencia Casa Familia el Cenáculo de María son de servicio, respeto, generosidad y solidaridad que debe promover un sentimiento familiar de acogida y pertenencia.

PRINCIPIOS:
Principios. La vivienda es algo más que una solución a las necesidades fisiológicas. Debe ofrecer un marco de seguridad afectiva donde la persona mayor pueda expresar sus emociones y sus conflictos. Es decir, que pueda realizar su vida en un entorno doméstico y familiar, donde la privacidad, la propiedad, la seguridad física y psicológica, la relación interpersonal, la confianza y estabilidad deben estar presentes en toda actuación.

La búsqueda permanente de la calidad de la vida de las personas mayores de nuestro centro, se fundamenta a partir de la mejora continua de un trabajo multidisciplinar, regido por los valores de servicio, respeto, generosidad y solidaridad, que debe promover un sentimiento familiar de acogida y pertenencia para que continúen sintiéndose protagonistas en el desarrollo de su proyecto de vida.

La igualdad de oportunidades entendida como el derecho a vivir y convivir en un entorno digno y de calidad para cualquier persona mayor que lo necesite y en especial aquellas que presentan una situación social de mayor riesgo o de vulnerabilidad.

El respeto a su historia personal, entendida como respeto a sus costumbres, creencias, preferencias y deseos, siempre que, dentro de sus posibilidades, garanticen su seguridad y salud personal.

La participación activa, dentro de sus posibilidades, en su programa de atención individual y en su entorno más personal, adecuado según su historia y necesidades bio-psico-sociales.
Fomentar y / o mantener las relaciones familiares de los residentes, informándoles, orientándolos y velando por el mantenimiento de sus vínculos más afectivos y relacionales.